viernes, 9 de marzo de 2018

MALDICIÓN DE LAS BONANZAS EN PERÚ - PARTE III (Final)




MALDICIÓN DE LA MINA


Los ricos ganan y los pobres pagan y se matan

“SALLAWA COLEBRA MINA”


MALDICION DE LA MINA
Los ricos ganan y los pobres pagan y se matan
“SALLAWA COLEBRA MINA”


Por: Florencio Bernabé Gonzales                                      

29/04/2014

Contenido
      1.  Introducción
      2.   Bonaza del “Oro Blanco”
      3.   Bonanza de la “Leche Maldita”
      4.   Bonanza de la Pesca
        5.     Bonanza Minera “Maldición de la Mina”
      6.    Los Ricos Ganan y los Pobres Pagan y se Matan
      7.    Bonanza mal Aprovechada
      8.    Los Efectos del Boom Minero
      9.    Conclusión y Sugerencias
      10.  Referencias







(Continuación...)

      7.       BONANZA MAL APROVECHADA

“Los países inteligentes convierten los boom de recursos naturales en plataformas de desarrollo, y los que no lo saben aprovechar lo convierten en una fiesta, con un comienzo y un fin, la única duda es a qué hora estamos en la fiesta. Esta fiesta comenzó en el 2004. Uno dio sus primeros pasos de baile en el 2006. Celebro amistades importantes en el 2008, antes de la crisis; y luego nos recuperamos en el 2010. La duda es ¿son la 1 am o las 4 am?, ya termina la fiesta”. El boom de los metales tiene fin y, más aun, siendo impredecible.

“¿De qué depende el ciclo? De China, y China es una economía oscura, en el sentido de que nadie sabe qué pasa. Si no tuvimos ninguna capacidad de predecir la debacle financiera del 2008, menos capacidad vamos a tener para predecir el día en que un jerarca chino salga y diga que tiene un problema”. El día que eso ocurra, evidentemente todo esto se va desacelerar y el Perú habrá perdido la oportunidad de capitalizar ingresos enormes que podrían haber llegado a poblaciones a través de empleo”, opina Carlos Heeren – Apoyo Consultoría.

      8.       LOS EFECTOS DEL BOOM MINERO

Desde mediados de los 1990s, el Perú ha experimentado un importante crecimiento económico que ha supuesto la obtención por parte del Estado de una gran cantidad de recursos económicos. Sin embargo, estos recursos económicos, generados en su mayor parte por el alza de los precios de los minerales, han generado importantes efectos, uno de ellos, dificultades en la capacidad de gestión de los diferentes niveles de gobierno y acentuada corrupción.

El incremento de las inversiones en el sector minero y otros productos primarios (agrícolas y pesqueros)  en el país, hacen a la  economía peruana que cada vez  se vuelva más vulnerable a shocks externos o cambios bruscos de la demanda internacional, a sus precios internacionales, incluso a posibles desastres naturales y cambios climáticos.

El boom de minería y gas en el Perú es, principalmente, un boom en relación a la cantidad producida, y es a mediados de los años 2000 cuando se puede hablar de un shock de precios. En ese sentido, el modelo de los años 90 indujo a un crecimiento de la producción de minerales e hidrocarburos significativo. Y eso forma parte de un conjunto de actividades económicas que han arrastrado el crecimiento económico del país. Entre el 2005 hasta el 2009 ha habido un shock de precios que explica parte de este boom.

En relación a los temas desencadenados por este boom, han surgido, por un lado, los problemas de capacidad de gestión, y aquí pueden señalarse varios problemas que la sociedad peruana aún no ha podido resolver:

     a)   El  Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP), requiere que el gasto de capital muestre un aumento del valor agregado en el año fiscal, lo que ha generado que la inversión pública  sea fundamentalmente en “cemento y fierro”,  así  esta inversión permite cumplir con el requisito de mostrar “objetivamente” que se produjo un incremento del valor agregado. Y, por tanto, hay enormes dificultades para asignar recursos a otras formas de capital, como es el capital humano, o incluso el desarrollo institucional, a través de la inversión en mecanismos o protocolos en la gestión de los gobiernos regionales y locales.
    b) Probablemente, el horizonte temporal de planteamiento de inversión pública tendría que flexibilizarse para permitir que estos recursos también sean utilizados en capital humano y el desarrollo institucional. Tenemos efectivamente consumada una década con un aluvión de recursos fiscales donde todo, o prácticamente, casi todo ha estado dirigido a infraestructura. Esto hace que estemos rezagados en desarrollo de los recursos humanos y en desarrollo de capacidades de gestión. Por lo tanto, la recomendación es evidente.

      c)    Otra cuestión importante es el tema político y la corrupción: roles y competencias de los gobiernos regionales y locales. El gobierno central tiene todavía el control de los recursos, y tiene las herramientas y los instrumentos para asignar los recursos. Al mismo tiempo, no queda claro cuál es el rol o las competencias que tienen los gobiernos regionales y locales no solo donde invertir, sino relacionado al control y poder político de toma de decisiones sobre los diferentes proyectos de inversión. De alguna manera, los problemas asociados al ordenamiento territorial o la toma de decisiones sobre el uso del territorio también están asociados a estas dificultades para la inversión que tienen los gobiernos regionales y locales.

      9.       CONCLUSIÓN Y SUGERENCIAS

Sería un esfuerzo paralelo con miras a incorporarnos eventualmente al primer mundo: las joyas de la abuela se acabaran tarde o temprano (bajara la demanda), en tanto que el desarrollo know-how  es una apuesta estratégico-competitiva sostenible en el tiempo, en provecho de las futuras generaciones.
Finalmente haremos de la bonanza minera ya no en una maldición, sino en una bendición.

Por tanto, estos son los grandes temas pendientes:

i)     Es importante invertir en la calidad de los recursos humanos, también invertir propiamente en la organización y gestión institucional. La inversión pública sea dirigida también al desarrollo del capital humano y a las mejoras de la gestión y organización de los diferentes niveles de gobierno. Lo difícil es como demostrar al SNIP que se aumenta el valor agregado. 
ii)    Una alternativa paralela es invertir directamente en ciencia y tecnología más allá de lo que son recursos humanos. Perú es uno de los países más atrasados en ciencia y tecnología. El gobierno peruano está desperdiciando una oportunidad para generar sinergia entre lo público-privado para invertir en ciencia y tecnología. Como dijo alguna vez el expresidente de Chile, Ricardo Lagos “el cobre del s. XXI para Chile es ciencia y tecnología”. Los minerales y gas del Perú en el s. XXI pueden ser nuestra ciencia y tecnología. Hay que aprovechar el boom minero y gasífero en desarrollar esa capacidad en ciencia y tecnología,  antes de que sea demasiado tarde.
iii)   Tomar decisiones políticas mucho más agresivas para fortalecer los roles en competencias de gobiernos regionales y locales y combatir la corrupción en todos sus niveles.
iv) Propiciar que las industrias extractivas generen valor agregado, es decir, generar encadenamientos productivos hacia adelante, por ejemplo, mediante conglomerados productivos con el cobre o con la industria petroquímica. A la fecha no contamos con ese encadenamiento hacia adelante.
v)  Propiciar que nuestras clases dirigentes sean cultas, preparadas e inteligentes, así no sólo podremos crecer sino también desarrollarnos (industrializarse) con inclusión social. No repetir la época del guano,   del caucho y de la pesca,   la clave, una educación de calidad.
vi) Sabemos que la minería es intensivo en capital (maquinarias pesadas) y no emplea mucha mano de obra, por el contrario generan conflictos sociales, ambientales y laborales, con pérdidas materiales y humanas. Hoy tenemos pan, mañana hambre, con una producción minera sin valor agregado. A su vez, mañana tendremos tierras y agua contaminadas para la agricultura.

       10.    REFERENCIAS

·         Sultanismo, corrupción y dependencia, Jorge Basadre Grohman
·         Redoble por Rancas, Manuel Scorza Torres
·         Las Venas abiertas de América Latina, Eduardo Galeano
·         Caricaturas de Carlín, reflejan en sus geniales dibujos temas más saltantes de la coyuntura política

                                                                                       FIN





sábado, 17 de febrero de 2018

MALDICIONES DE LAS BONANZAS EN PERÚ - PARTE II


MALDICIÓN DE LA MINA

Los ricos ganan y los pobres pagan y se matan

“SALLAWA COLEBRA MINA”


 
Por: Florencio Bernabé Gonzales                                      

29/04/2014

Contenido

        1.   Introducción
      2.    Bonaza del “Oro Blanco”
      3.    Bonanza de la “Leche Maldita”
      4.   Bonanza de la Pesca
      5.    Bonanza Minera “Maldición de la Mina”
      6.  Los Ricos Ganan y los Pobres Pagan y se Matan
      7.  Bonanza mal Aprovechada
      8.  Los Efectos del Boom Minero
      9.  Conclusión y Sugerencias
10.   Referencias


(Continuación....)




    4.    BONANZA DE LA PESCA

La fugaz industria de la anchoveta en el Perú “la fiebre de la anchoveta”,   surgió a mediados del siglo pasado, y ha estado caracterizada por una serie de ciclos de expansión y crisis. Tras el boom y expansión de los primeros veinte años, el sector enfrentó su primera crisis a comienzos de los años setenta. Esta fue producto del crecimiento vertiginoso de la flota, la regulación inadecuada y la consecuente sobre pesca.  A esto se sumó los efectos del Fenómeno de El Niño de 1972/73 y la estatización de la industria en el año 1973.  De 27 plantas harineras en 1950, se pasó a 149 en el 1963. Igualmente, la flota creció de 667 embarcaciones en 1959 a 1744 en sólo 5 años.

 La “fiebre de la anchoveta”,   llevó al Perú a convertirse en el primer productor mundial de harina de pescado.   Tras la crisis de la pesquería de la anchoveta de los años setenta, la recuperación del sector pesquero peruano vino marcado por el boom de la Sardina cuya biomasa tuvo un crecimiento notorio en los años ochenta.  

Nuevamente, la falta de una regulación adecuada conllevó a que esta especie fuese sobre explotada a tal punto que, hasta la fecha, no ha podido recobrar sus niveles históricos sostenibles.  

Esta bonanza pesquera en la práctica nuevamente, solo benefició a un puñado de personas y ha causado serios daños al ambiente y al ecosistema marino de la costa peruana. Nadie denuncio de lo mismo. La conducción política del país hizo oídos sordos y ojos ciegos a la explotación indiscriminada de estos recursos pesqueros, privilegiando a un grupo de empresarios que manejaron a su antojo y conveniencia el sector, y crearon las condiciones para la aparición de un sistema inadecuado e injusto en el otorgamiento de licencias, control de la pesca, demoras en la aplicación de medidas de protección y conservación del ambiente, y lo más grave: una contribución pobre al país en impuesto a la renta y derechos de pesca. 
Como muestra de ese desorden y caos del boom pesquero y la fugaz industria siderúrgica nacional surgió la ciudad de Chimbote en las costas de Ancash, que sufre las consecuencias directas. Claman hoy: descontaminación y limpieza de la bahía del Ferrol ¿quién va a pagar la recuperación de la calidad de vida de la población de Chimbote? ¿El Estado? ¿Con que recursos si la contribución tributaria del sector no cubre los cálculos estimados?.  Es increíble que el puerto de Chimbote otrora llamada "La Perla del Pacífico", una ciudad que gozó de una buena economía, producto de la pesca y la siderúrgica, y ahora con el boom de la minería y el canon minero, languidezca de desarrollo sostenido. Actualmente se llevan estudios para la planificación de un programa de recuperación de la bahía de Chimbote, lo cual se prevé que tomará 100 años en su totalidad.
    
     5.   BONANZA MINERA “MALDICIÓN DE LA MINA”

Perú se encuentra en un auge de la minería, es el tercer país del mundo con mayor número de explotaciones después de los gigantes de Canadá y Australia. Se estima que la minería crecerá 12% promedio anual entre el 2013 y 2016.

Con inversiones por US $16,345 millones para los próximos tres años, en los próximos 10 años, Perú podría alcanzar muy de cerca, los niveles de producción de la minería chilena, ya que cada vez más, la minería en dicho país va en descenso, y en tanto en el Perú va en ascenso debido a que es más atractivo para la exploración.

En los últimos siete años el Perú creció 7% promedio anual y la minería se expandió solo 2 %. “Sin embargo, hay una serie de anuncios de proyectos de inversión mineros que se implementaran entre 2013 y 2014 y que suman 14,793 millones de dólares, los cuales dinamizaran el PBI”, según expertos. En ese contexto, la actividad económica crecerá 6.3% anual entre 2013 y 2014, y 6.8% entre 2015 y 2016. Durante 2012, las exportaciones mineras llegaron a US$ 25,000 millones. 2013 las exportaciones mineras alcanzaron los US$ 30,000 mlls. El 2016, la producción de cobre será de 2,8 millones de toneladas, el doble de la producción actual (US$ 50,000 millones). Y la inversión en exploración llegara este año a unos US$ 1,000 millones, y en explotación se han comprometido unos US$ 20,000 millones, según el viceministro de Minas, Guillermo Shinno.
   
   6.   LOS RICOS GANAN Y LOS POBRES PAGAN Y SE MATAN
Todos sabemos que los ricos quieren pagar pocos impuestos y no les importa si el Estado no va a proveer muchos servicios públicos, pues tienen capacidad para pagárselos ellos mismos. No obstante, necesitan del Estado para que defienda su propiedad y sus intereses. Los pobres prefieren un sistema que les permita recibir muchos servicios, aunque no tengan para pagarlos. Los pobres prefieren un sistema que les permita recibir muchos servicios, aunque no tengan para pagarlos. Por eso, poner de acuerdo a los pobres y a los ricos en un tipo de contrato fiscal es difícil y mucho más difícil hacerlo cumplir, porque los gobiernos tienen sus intereses y entienden que a mayor capacidad de gasto, mayor poder político.
La historia se repite, vivimos la “época de la prosperidad falaz”, Basadre refiriéndose a la época del guano, hoy, con boom minero, aquello se repite, a su vez, el Perú nunca ha tenido clases dirigentes, solo clases dominantes y elites depredadores.  Pues, aparte de favorecerse algún consorcio extranjero y beneficiarse unos cuantos empresarios y políticos peruanos corruptos, al país no le quedó nada. No hubo inversión, no hubo industrialización, no hubo redistribución, no hubo ciencia ni tecnología, por tanto no hubo desarrollo.  Hoy nos preguntamos ¿Qué de diferente estamos haciendo hoy, con esa prosperidad producto de la actual bonanza de los precios de los minerales? ¿Se está reinvirtiendo, se está industrializando? ¿Está aumentando significativamente la inversión en educación, investigación y desarrollo, en ciencia y tecnología? La respuesta es obvia.
La situación es más que preocupante cuando casi todos los “expertos” celebran nuestro crecimiento a la vez ocultan que el volumen de minerales exportados (crece en dinero solo por el aumento del precio), que decrecen las exportaciones no tradicionales y que nuestras exportaciones de bienes de capital son casi cero. Y las pocas esperanza terminan de desaparecer, cuando esos mismos “expertos” anuncian que “crecimiento” y “desarrollo” son la misma cosa y bastara 10 años de precios altos de los minerales para que ingresemos al primer mundo…¡qué vergüenza!
Actualmente la mediocridad invade los espacios de decisión en todos los niveles de la estructura del Estado, gracias a la codicia y la corrupción de los políticos de turno, no lamentarnos mañana cuando todo esto se acabe, y los gobernantes de turno no estén pasando el sombrero por la comunidad internacional pidiendo trigo para distribuir pan. Como digiera Cesar Vallejo, las causas de nuestro subdesarrollo están en las actitudes como la viveza criolla y el engreimiento manipulador para obtener ventajas y tener riqueza material rápidamente, no se toma en serio tampoco las cuestiones socioambientales, lo que nos impide avanzar como país multicultural.

(Continuara....)

martes, 6 de febrero de 2018

MALDICIONES DE LAS BONANZAS EN PERÚ - PARTE I


MALDICIÓN DE LA MINA

Los ricos ganan y los pobres pagan y se matan

SALLAWA COLEBRA MINA”


Por: Florencio Bernabé Gonzales                                      

Editado el 29/04/2014 y publicado en la Revista Hapaq
Nueva Publicacion el 06/02/2018

Nota: Por la vigencia del tema volvemos publicar


 


Contenido
            1.       Introducción
            2.       Bonanza del “Oro Blanco”
            3.       Bonanza de la “Leche Maldita”
            4.       Bonanza de la Pesca
                5.        Bonanza Minera “Maldición de la Mina”
            6.       Los Ricos Ganan y los Pobres Pagan y se Matan
            7.       Bonanza mal Aprovechada
            8.       Los Efectos del Boom Minero
            9.       Conclusión y Sugerencias
10.   Referencias


      1.       INTRODUCCIÓN


Después de la bonanza del guano de (siglo XIX), la época del salitre (siglo XIX), la época del caucho (fines del siglo XIX e inicios del siglo XX), bonanza del cobre en la década del 1960, bonanza de la harina de pescado y el azúcar de caña (1950/1960) y estos tiempos la dependencia de la minería (1990 a la fecha). En consecuencia, hoy el Perú tiene una fuerte dependencia del sector minero (SNMPE) y por eso la política del Estado es en general pro-minera, no puede volverse contra aquellos que lo nutren. Debe tratarlos bien, mantenerlos contentos, porque si no, dejan de tributar. Nos preguntamos: ¿Qué paso en aquellas ocasiones de bonanza? ¿Qué se hizo con toda esa prosperidad? ¿Qué le quedo al país luego que la bonanza se fue?, ¿Cuáles serán los escenarios políticos, económicos y sociales que tendremos los peruanos cuando disminuyan los precios internacionales de los metales? ¿Qué pasara en la Región Ancash y otros?  “Cuando la torta crece y no comemos más, la fiesta acaba mal”, advierte el historiador Antonio Zapata. Los titulares de los diarios y las cuentas mineras atizan la alarma. Aún seguimos los años de la “prosperidad falaz”, en palabras de Jorge Basadre.

Esbozamos esas épocas de bonanza y sus repercusiones que le toco vivir al país y que hoy se repite con la minería, particularmente le toca a la Región Ancash, donde, a su vez cada vez se comprueba una marcada corrupción en los poderes decisorios del Gobierno Regional y se repiten en las demás instancias de la administración pública de la zona, incluido con sicariatos y asesinatos políticos.

       2.       BONANZA DEL “ORO BLANCO”

El boom del guano, el abono considerado “oro blanco” en aquella época, incubo suficiente resentimiento e imprevisión que casi acaban con nuestra joven república.  Porque las ingentes ganancias logradas con el guano marearon a la elite. “En 35 años, entro un equivalente de 80 veces del presupuesto de la Republica”, señalan los historiadores. Es como si desde hoy hasta el 2043, ingresara al fisco más de S/. 5 billones por la explotación de un solo recurso. Pero fue una fiesta con mucho derroche, donde solo se divirtieron algunos. Los artesanos no lo pasaron bien. “Ya no les compraban sus productos. La clase alta, enriquecida con el guano, empezó a importar artículos de lujo de Europa. Por eso reaccionaron en 1858, artesanos de Lima y Callao, encabezados por los carpinteros y los herreros, tomaron los barcos del muelle y destruyeron puertas y ventanas importadas.

Pero los más afectados con el boom fueron los chinos, llamados “coolies”. Sacaban el guano en las islas o trabajaban en las haciendas costeras como si fueran esclavos.  Llegaron 10,000 chinos en 35 años, lo que representaba entonces el 10% de la población del país. La historia registra varios motines de coolies explotados. “Todo ese resentimiento se va a manifestar en la Guerra del Pacifico. Allí los chinos, liderados por Quintín de la Quintana, colaboran con los chilenos”.  Mientras, la corrupción campeaba. Según especialistas, la corrupción se estimaba en un 25% del total de exportaciones, es decir $ 3,000 millones o 95% del PBI (Producto Nacional Bruto) de 1876.

El punto más álgido fue la Guerra con Chile, llamada por muchos “Guerra del Guano y el Salitre”, según el historiador venezolano Jacinto López. En 1842, Chile se declaró propietario de las guaneras “del desierto de Atacama y de las islas adyacentes”, entonces territorio de Bolivia. Los chilenos desistieron, pero en 1879 estalló el conflicto por el salitre, que reemplazo al guano como otro valioso fertilizante. La fiesta acabo con un país en bancarrota y recortado, una herida que aún no termina de cicatrizar.

      3.       BONANZA DE LA “LECHE MALDITA”

De la misma manera, a fines del siglo XIX y comienzos del XX, la Amazonia estaba marcada por la explotación de los recursos naturales, tanto renovables como no renovables: entre estos, el barniz, ceras de animales, quina, gomas, oro, petróleo, maderas, comercio de pieles, flora para patentes multinacionales y la coca. Hasta la actualidad, en el cual estos recursos continúan marcando los periodos de distintas bonanzas que dependen de los ciclos económicos mundiales, y que si bien introducen a la zona temporalmente a mercados amplios, al mismo tiempo generan poca riqueza y bienestar a sus pobladores, por el contrario generan épocas de terror y masacre en las zonas donde se concentra la producción.
Desde entonces, la extracción de gomas elásticas vinculo a la Amazonia con la economía mundial y se relacionó también con el inicio de la frontera agropecuaria y los distintos procesos de ocupación y colonización de la región, todo a costa de la explotación indiscriminada de los trabajadores indígenas. Por lo general aldeas desplazadas, que recurrían a los caucheros como único medio de supervivencia, endeudamiento hasta el punto de la esclavitud y posterior muerte por los malos tratos.

Eran los tiempos del boom del caucho. El desarrollo de la industria hacia indispensable su empleo en múltiples productos, sobre todo, después de que Goodyear y Hancock descubren el procedimiento de la vulcanización. La fiebre del caucho vivió su auge entre 1879 y 1912 experimentando, tiempos después un renacimiento entre los años de 1942 y 1945. El descubrimiento de la vulcanización y de la cámara neumática en la década de los años 1950 dio lugar a una “fiebre extractiva del caucho”.

Por el decaimiento de la demanda del caucho natural a nivel mundial, el proceso de extracción de las gomas finalizo hacia mediados de la década del 1970. Pero en 1911 el caucho alcanza la más alta cotización mundial de la historia, a partir de esa fecha el caucho empezó a declinar, pues los europeos habían sacado las semillas del país y se empezó a cultivar más caucho en Malasia.
Eran tiempos de ambiente hostil de historia sangrienta que se presentó en el Amazonas en los años de 1813 hasta 1970, años horribles para nuestros indígenas, que se encontraban en situación de esclavitud y desplazamiento por los caucheros que los perseguían como animales para obligarlos a trabajar en la producción de este material, que fue llamado por los indígenas “leche maldita”, la cual les trajo muerte y torturas a sus pueblos, mientras llenaban los bolsillos de los europeos que asesinaban a los indígenas y campesinos para adueñarse de sus tierras y producir un mayor cultivo de caucho, “la bonanza del caucho” es una de las peores tragedias para la amazonia.

(Continuara......)

lunes, 15 de enero de 2018

¿PORQUE Y PARA QUE VIENE EL PAPA AL PERÚ Y AMÉRICA?



LOS PECADOS DE LA IGLESIA EN EL MUNDO

 


 Por: Florencio Bernabé Gonzales

La Iglesia siempre fue herramienta de los poderosos para subyugar pueblos indefensos como lo hicieron hace 500 años, hoy pretenden hacer con los pueblos nativos de la selva peruana el último reducto para “evangelizar”  América.

Previamente ver los siguientes videos:

https://www.youtube.com/watch?v=vweDR5pYJAE

https://www.youtube.com/watch?v=n1PYQ8a4Rgo

https://www.youtube.com/watch?v=V40OD8vieRk

https://www.youtube.com/watch?v=sVI-UlchIEs

 

1. CON RECIBIMIENTO AL PAPA GOBIERNO PERUANO CONTRAVIENE LA CONSTITUCIÓN – SANCIONABLE

 

El derecho a la libertad religiosa se plasma en la constitución política del Perú

 

Recientemente, el Tribunal Constitucional peruano ha emitido sentencias en las cuales ha colocado en el centro del debate jurídico-político la relación existente entre el derecho a la libertad religiosa y el Estado.
Por ello es oportuno exponer los conceptos más saltantes que el Tribunal ha expuesto sobre el contenido del derecho a la libertad religiosa. Pero antes debemos recordar que este derecho constitucional fue reconocido por primera vez en la Constitución de 1920.
Sin embargo, es justo también precisar que la referida Constitución señalaba que la Nación peruana era católica, apostólica y romana (una postura confesional que hoy en día resulta abiertamente inconstitucional) y que el Estado la protegía abiertamente.
Actualmente, el derecho a la libertad religiosa es reconocido en el artículo 2°, numeral 3 de la Constitución de 1993, de la siguiente manera: “Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y de religión, en forma individual o asociada. No hay persecución por razón de ideas o creencias. No hay delito de opinión. El ejercicio público de todas las confesiones es libre, siempre que no ofenda la moral ni altere el orden público.
Al respecto, el Tribunal ha señalado que el derecho a la libertad religiosa es la capacidad de toda persona para auto-determinarse en su comportamiento de acuerdo a las convicciones y creencias que tenga en el plano religioso. Para comprenderlo es vital considerar que la religión implica la asunción de un conjunto de creencias y dogmas en torno a la divinidad, a partir de las cuales se explica el mundo y el estilo de vida de cada ser humano.
Asimismo, el Tribunal afirma que la religión predetermina el comportamiento de las personas que la profesan, así como fundamenta el alcance de sus propias conductas; y, por otra parte, trae consigo la aceptación de costumbres, prácticas, ritos y celebraciones, a través de las cuales se vea expresada la conciencia o creencia estrictamente religiosa.
Entonces, si la religión es un sistema de creencias, la libertad religiosa es la facultad o libertad de profesar la fe que cada uno identifique y considere como verdadera, así como la de vivir su religiosidad al interior del entorno social dentro del cual se desenvuelve, siempre que ello no ponga en peligro el derecho de un tercero o atente contra normas de orden público.
Ahora bien, el Tribunal considera que son cuatro las principales facultades que configuran el contenido constitucional mínimo del derecho a la libertad religiosa:
1) la facultad de profesar aquella creencia o perspectiva religiosa que por voluntad propia escoja cada persona;
2) la facultad de abstenerse de profesar cualquier tipo de creencia o perspectiva religiosa;
3) La facultad de poder cambiar de creencia o perspectiva religiosa; y
4) La facultad de hacer pública o de guardar reserva sobre la vinculación con una determinada creencia o perspectiva religiosa.
A partir de este concepto es posible establecer cuándo estamos ante un caso en el cual una persona sufre la violación de este derecho constitucional.
 Por ejemplo, el Estado viola el derecho a la libertad religiosa cuando:
1) obliga a las personas a practicar una religión que no es la suya;
2) sanciona a las personas que manifiestan su agnosticismo o ateísmo;
3) sanciona a las personas que abandonan la confesión mayoritaria para practicar otra; y
4) obliga a las personas a jurar públicamente (directa o indirectamente) en nombre de una religión que no profesan.
 Como podemos apreciar, es cierto que todos los peruanos somos titulares del derecho a la libertad religiosa, y por ende, gozamos de la garantía para ejercerlo de manera autónoma e independiente, libres de toda coacción o persecución.
Sin embargo, no es menos cierto que en la vida diaria suelen presentarse casos en los cuales el respeto por este derecho constitucional queda en entredicho, es más, supuestos en donde el propio Estado es el que viola o amenaza flagrantemente esta libertad como en esta oportunidad aprovechando la venida del Papa al Perú.

Finalmente, a modo de conclusión, me parece oportuno plantear la siguiente reflexión:
1)  Si la Constitución de 1993 reconoce el derecho a la libertad religiosa, y este derecho, como lo ha señalado el Tribunal, le otorga a las personas la facultad de abstenerse a profesar cualquier tipo de creencia o perspectiva religiosa, entonces:
i) ¿Por qué la Constitución -en su preámbulo- invoca la presencia de un Dios Todopoderoso?
ii)   ¿Por qué en la VII estrofa del Himno Nacional menciona: renovemos el gran juramento que rendimos al Dios de Jacob”, y ni una palabra sobre la heredad del Tahuantinsuyo o de los Incas? Allí radica la razón de nuestra falta de unidad como Nación.
iii)  ¿Acaso los constituyentes presuponen la existencia de un Dios Todopoderoso?
iv) ¿Por qué juramentan ante una biblia y un crucifico el mismo presidente, congresistas, ministros de Estado y otros para asumir sus cargos?. Toman el juramento oficial de estilo según la fórmula de artículo 10, Decreto Supremo N°096-2005-RE:
·  (Presidente) “¿Juráis por Dios y estos Santos Evangelios desempeñar leal y fielmente el cargo de Ministro de Estado en el Despacho de… que os confío?”
·  (Ministro) “Sí, juro”.
·  (Presidente) “Si así lo hiciereis que Dios os premie y si no, El y la Patria os lo demanden”.
2) Por la venida del Papa Francisco al Perú, se gastan ingentes recursos del erario nacional, privando la atención de otras necesidades urgentes del país, entre el Gobierno Nacional, Regionales y Locales en su recibimiento, estadía y traslado, además
3)  ¿cómo se justifican los emolumentos del clero católico con fondos del Estado?
4)  Tiene que enmendarse estas aberraciones presupuestarias y si es posible componerse o rectificarse el Himno Nacional del Perú, acorde a nuestra realidad histórica, geográfica y cultural.

2.   EL VATICANO, COMO YA NO CREE EN LA EXISTENCIA DEL ALMA, SE DEDICA A LA REPRESIÓN DE LOS CUERPOS.


“Los problemas de Dios no me preocupan. Me preocupan los problemas de los hombres que inventaron un Dios”. (Saramago)

Los peruanos esperamos “milagros” para resolver nuestros problemas: que la selección de futbol llegue al mundial, las torpezas en el manejo del gobierno por parte de PPK, las incongruencias por decir lo menos de los congresistas, los efectos de avalanchas de huaycos que azotan viviendas, caminos y sembríos en época de lluvias, esperan “milagros”. La venida del Papa “santificara” la puesta en libertad al criminal japonés indultado entre gallos y medianoche por el inmoral e incompetente PPK. Es aquí, cuando la religión toma fuerza, o utilizada como parte del psicosocial, ¿se acuerdan cuando la virgen lloraba?, publicidad hecha en los diarios chicha en los tiempos del indultado Fujimori, justamente en estas circunstancias la religión se transforma en el opio del pueblo, la droga que adormece su razonamiento, les impide entender su entorno y su realidad. A los peruanos nos da igual los curas, obispos, cardenales y el mismo Papa, toda esa parafernalia de mentiras y algunas que son falsedades enormes más grandes que la misma catedral, no necesitamos. Los peruanos como ciudadanos, solo necesitamos el sentido de responsabilidad.

La facultad exclusiva del hombre es hacer historia, forjar su destino; entonces, es obligación del peruano de estos tiempos, saber de dónde se viene, para estar seguro a dónde se va. Nosotros, los descendientes de los Incas, Los forjadores de la eternidad, no solo, tenemos el derecho de saber de dónde venimos y a dónde vamos, sino, a forjar nuestro propio destino, aquello que se nos arrebató desde hace más de quinientos años con la invasión del Tahuantinsuyo por los ibéricos. Pero para desentrañar aquel maquillaje, necesariamente tenemos que acudir a la historiografía hispana, la historia contada por los vencedores, farsa que empezó un dieciséis de noviembre de 1532 y en la hoy ciudad de Cajamarca, fecha aciaga en que se consumó el primer genocidio español. Desde entonces, a fuerza de las torturas del “santo oficio” y la “extirpación de idolatrías” nos convirtieron en “cristianos” creyentes y desde luego católicos. Devastadas las poblaciones tawantinsuyanas, descoyuntada el Estado Inca; los invasores iniciaron aquel proceso de esclavización indígena utilizando la religión como herramienta, instituyendo la exacción física y embrutecimiento ideológico como su medio de vida.

Hoy, la Iglesia católica entra al tercer milenio, cargando sobre sus espaldas no sólo los genocidios del Medioevo; sino también; las ignominias de la santa Inquisición, la persecución a la ciencia y la cultura, el genocidio en América y otras latitudes, escándalos sexuales, diatribas, envenenamiento, colaboración en la Segunda guerra mundial a regímenes nazi- fascistas, fraudes económicos y financieros que costó asesinato de Papas, en fin, pecados insolutos que ni el propio Dios, podrá perdonarlos. El catolicismo, enfrenta el inicio de una fatal crisis histórica de su existencia y lamentablemente al no reconocer que sus dogmas no se corresponden a la percepción humana del siglo XXI, al catolicismo le queda dos caminos:

1) Afianzar convenios con el poder político con uñas y dientes y, mantener una educación católica monástica y retrógrada para recuperar a los fieles o ampliarlos a través del miedo y la satanización, dicho en una palabra, fundamentalismo, o

2)   Esperar el inexorable desmoronamiento del rebaño.


Tiene razón el nuncio apostólico en México, monseñor Christophe Pierre, cuando dice que lo que le preocupa a la Iglesia en estos tiempos no es por qué ha disminuido el número de católicos en el mundo o que está haciendo mal, por lo cual muchos cristianos abandonan esa milenaria religión.
Lo verdaderamente trascendente está en “qué cambios ha sufrido el mundo en general que hoy el ser humano ya no cree en los valores que durante siglos ha enarbolado la fe católica”. Y no es un problema exclusivo de esta confesión religiosa. Muchas otras han sufrido una merma en el número de fieles debido a la incredulidad que prevalece en estos tiempos y que ha vuelto al hombre más racional, menos espiritual, sumido en un materialismo rampante y en medio de un relativismo no sólo moral o ético, sino lo que es peor: filosófico; aquel que niega la existencia de verdades absolutas, ya sea en el ámbito del conocimiento, de la propia moral o, incluso, de la metafísica.
Alguien llegó a decir que “el hombre es la medida de todas las cosas; de las que son, en cuanto que son, y de las que no son, en cuanto que no son” (Protágoras).
Frente a esta corriente filosófica muy difundida en la cultura contemporánea, las religiones y —particularmente la católica— han tenido que “batallar” y en estos tiempos donde los cambios ocurren aceleradamente han sucedido hechos que, sin duda, incidirán en el futuro del pensamiento y las formas de vida que escoja el hombre actual.

     3.    SE HA MATADO MÁS EN NOMBRE DE DIOS


El hecho que el Papa tiene asignado un evento en Puerto Maldonado – Madre de Dios- Región selvática peruana, no es casualidad ni obedece al Laudato, si fuera cierto ello, visitaría Conga de Cajamarca o Cerro de Pasco. Desde el tiempo de los Incas, esta parte del territorio no fue anexo al Tahuantinsuyo, tampoco lograron penetrar los ibéricos; en estos tiempos modernos, con la concesión petrolera de extensas zonas, hábitat natural de las comunidades originarias, muchas de ellas aun no contactadas; nuevamente el Estado en convenio con la Iglesia como en los tiempos de la barbarie colonial pretenden incorporarlos so pretexto de “cristianizarlos”, incluirlos como aportantes del fisco peruano, para eso está previsto esa cita en Puerto Maldonado, convocarlos a la fuerza a las naciones autóctonas de la selva peruana. Lejos está, mitigar la contaminación del ambiente y los ríos causado por el derrame de petróleo en la única reserva verde del planeta.
Desde los tiempos de la Santa Inquisición, más tarde el Santo Oficio, hoy la Congregación para la Doctrina de la Fe, gobernada por Benedicto XVI siendo el cardenal alemán Ratzinger. Ahora, tanto cuando fue publicado, años atrás, como ahora, a punto de adentrarnos en la segunda década del siglo XXI, como nos dice  
José Saramago, escritor ganador del Premio Nobel de Literatura en 1998, quien no era católico. Sin embargo, es posible que haya sido uno de los hombres con más fe en la humanidad de los últimos tiempos. El afirmaba “se ha matado efectivamente, en nombre de Dios, mucho más que en nombre de cualquier cosa. Es decir, las religiones, todas ellas, no han hecho nunca nada para acercarnos a los seres humanos. Al contrario, una religión es motivo de división”,

Aquí comparto algunas reflexiones, temas recogidas en su libro de entrevistas “José Saramago en sus palabras”:

Todo lo que existe, toda la percepción que tenemos de lo que existe esta en nuestra cabeza. Es decir, a veces yo digo que el lugar de la trascendencia es la más inminente de todas las cosas, que es el cerebro humano: aquí es donde esta Dios, aquí es donde está el diablo, donde está el mal, el bien, la justicia, la injusticia. Todo está dentro de la cabeza. Entonces, quizás lo que esté ocurriendo con nosotros sea una caminata lenta, muy lenta, llena de contradicciones, en dirección a la razón. Pero no creo que hayamos llegado todavía.
Jorge Halperin, Conversaciones con Saramago. Reflexiones desde Lanzarote, Icaria, Barcelona, 2002

La iglesia católica se ha confundido muchas veces – demasiadas veces – con una asociación de criminales. Invento la Inquisición para vigilar el grado de fidelidad de las creencias cristianas, sobre todo en su versión católica, y para organizar a partir de ahí un sistema represivo implacable, de una crueldad absolutamente diabólica que niega cualquier derecho que la iglesia crea tener para interferir en la vida de cada individuo. Y es que en el fondo es lo que la Iglesia quiere. No está preocupada por mi alma o por la suya – ella misma tiene muchas dudas sobre la cuestión de si hay o no hay alma – porque lo que quiere controlar es mi cuerpo y su cuerpo, para purificarse y, de este modo, a lo largo de estos dos mil años, ha acumulado un interminable pasivo de muertos por distintas causas.
Joao Céu e Silva, Uma Longa Viagem com José Saramango, Porto Editor, Oporto, 2009

El único fundamento que tiene la Iglesia católica para mantenerse en pie y seguir adelante es defender con unas uñas y dientes, con buenos y malos argumentos, o de cualquier manera posible, la resurrección. Porque sin resurrección no hay Iglesia.
Joao Céu e Silva, Uma Longa Viagem com José Saramango, Porto Editor, Oporto, 2009

El portugués premio Nobel José Saramago sostuvo que "el Dios de la Biblia no es de fiar, es mala persona y vengativo"
"En la Biblia hay incesto, carnicerías (...) es innegable.
"¿Por qué Dios acepta el sacrificio de Abel y rechaza el de Caín cuando ambos le presentan sus ofrendas? Ahí se creó la envidia, Caín se sintió humillado".
"Dios y el demonio no están en el cielo ni en el infierno están en nuestra cabeza. Primero creamos a Dios y luego nos esclavizamos a él",
«Los dioses deberían cargar con todos los crímenes cometidos en su nombre o por su causa». El ser humano «es tan cruel como Dios», y le dio la vuelta a la frase canónica para asegurar: «Nosotros hemos inventado a Dios a nuestra imagen y semejanza, y por eso Dios es tan cruel»,
Las críticas de Saramago a la Biblia disgustan a la Iglesia católica
Biblia "un libro terrible y sombrío" y un manual de "malas costumbres" que no debería estar al alcance de los niños.
"Sin la biblia seríamos otras personas, seguramente mejores",
Dios es un "concepto" que intriga al literato y, a pesar de negar su existencia, reconoce que es un tema que le atrae por el poder que ejerce sobre las personas.
"La religión no sirve para aproximar a las personas, ¿para qué sirve?",
El autor se reconoce sorprendido por las historias de "incesto, violencia y demás horrores" que contiene este libro sagrado, que en religiones como el protestantismo es un texto que se toma como un modelo de comportamiento. "Es un manual de malas costumbres".
"Las religiones tienen el poder y los engañados somos nosotros",
Los papeles de la religión, la Iglesia y Dios aceptan una mirada crítica tanto en la obra como en el pensamiento de José Saramago.

Saramago, acérrimo defensor de los derechos humanos, siempre consideró que había que ir más allá de simples recomendaciones para la convivencia, diciendo que no podíamos conformarnos con una lista de garantías individuales atrapadas en el papel.
Saramago nació un 16 de noviembre de 1922 en Portugal, ha publicado 17 novelas y numerosos ensayos, artículos y cuentos desde que se editó su primera obra "Terra do pecado" en 1947. Falleció a los 87 años el 18 de junio de 2010. A la Iglesia católica, no le gusta que «la saquen de su tranquilidad milenaria y, cuando se le toca en las partes sensibles, como es hacer una interpretación de la Biblia, inmediatamente salta», dijo el escritor. Y a unas horas de su muerte, L’Osservatore Romano, el periódico de la ciudad del Vaticano, ya publicaba un artículo donde declaraba al escritor como un indeseable para la comunidad religiosa.

 Fuentes: